Arte | Mapa para viajeros del vacío

Mario Santamaría. Non-imaginary Museum (2013-18). Serie de fotografías digitales, capturas de pantalla.

El libro Especies de espacios, de Georges Perec, se abre con una ilustración de Lewis Carroll: un mapa del océano en el que no encontramos olas, ni islas, ni rastro de tierra. Solo un vacío con algunas indicaciones que sitúan el ecuador, el norte y el sur. Y poco más. El espacio vacío de ese mapa también representa a la página en blanco, su potencialidad y su horror. Unos cuantos creadores notables han escogido no seguir escribiendo, son la escuela del no, como relata Vila-Matas en su Bartleby y compañía; un exhaustivo repaso por las circunstancias de aquellos que “preferirían no hacerlo”, los que eligieron lidiar con el lenguaje a través del silencio. En el ámbito artístico, el caso emblemático de esta actitud, es el de Marcel Duchamp. El francés simplemente dejó de hacer y se dedicó a “respirar” y, eventualmente, jugar al ajedrez.

By Henry Holiday for Lewis Carroll’s ‘The Hunting of the Snark (An Agony in 8 Fits)’ from 1876

Pensar la ausencia parece ser también el propósito de la muestra Una certa foscor en Caixaforum. La exposición, comisariada por Alexandra Laudo, propone un recorrido a través del no decir. Las obras plantean estrategias como la ocultación, la eliminación de la imagen o directamente su ausencia para cuestionar el régimen hipervisual en el que estamos inmersos. También hay vacíos de otra índole, como el que dejó el robo de la Gioconda en el Louvre y que atrajo numerosos espectadores para corroborar la ausencia de la pintura de Leonardo que, desde entonces, se hizo mucho más celebre.

O los que vemos en Non-imaginary museum de Mario Santamaría en el que la propiedad intelectual obliga a borrar algunas de las joyas de los museos que participan en el Google Street View. La propuesta de Laudo ahonda en un metadiscurso sobre el arte como dispositivo de representación; cuando el objeto representado queda parcial o totalmente cancelado, crece el deseo del espectador por saber más o incluso imaginar lo que no se ve. Con todo, estos planteamientos formales necesitan la escritura más que nunca. A menudo, es el título de las obras el que nos ofrece la clave para entender el juego conceptual y lingüístico que proponen.


Una certa foscor • Hasta el 5 de enero 2019 • Caixaforum

More from Federica Gordon

arte | La utopía intermitente

Domènec. “Ni aquí ni enlloc”. MACBA, hasta el 11 de septiembre de...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.