Autónom@s de mierda

Un día te levantaste y dijiste ¡a la mierda! Se acabó un curro que te destroza desde hace años y te hace sentir gris. Empezaste a construir ese sueño que tenías desde niño. O te quedaste en paro y te pareció que se habían alineado los planetas y había llegado el momento de emprender. Sea como fuere, desde entonces eres lo que con mucho cariño llamamos ‘un autónom@ de mierda’ (el de mierda, por el trato que recibes de Hacienda, nosotros te queremos). Si efectivamente es tu caso, escríbenos. Queremos entrevistarte.