De dragones y poetas

Cada 23 del “mes más cruel” se rinde culto al bestseller en calles, librerías y medios de Barcelona. Pero esta columna reivindica otro Sant Jordi, las espinas de la rosa, el aliento del dragón y todo lo que en literatura no sea consumo, sino grieta y luz, es decir, lo que deje un resquicio a la poesía. A contracorriente, en Barcelona resisten editoriales veteranas como DVD, colecciones en catalán como la de LaBreu o nuevas aventuras como Honolulu Books. Desde otras ciudades también lo hacen otros sellos y, por su cuenta, autores como Aarón García Peña (Premio Ojo Crítico). De entre toda esa tropa de insumisos que insiste en la poesía, vayan estas siete propuestas recientes para un Sant Jordi menos previsible.
 
…………………………………………………………………………………….
 
Juan Carlos Suñén:// La habitación amarilla

La colección de poesía de la editorial Bartleby ofrece joyas como Szymborska o Gamoneda, entre otros autores de referencia. Quizás al lector más o menos asiduo a la poesía no le resulte tan familiar el nombre de Juan Carlos Suñén (1956), pero en La habitación amarilla encontrará no sólo a una de las voces más potentes de nuestras letras, sino una poética al mismo tiempo iluminada y oscura, incierta pero a la vez contundente, es decir, íntimamente ligada a las contradicciones de la condición humana.

…………………………………………………………………………………….
 
Julio Mas Alcaraz:// El niño que bebió agua de brújula

Este poemario de Julio Mas Alcaraz (1970), publicado por el prestigioso sello Calambur, provocó dos pequeños milagros en quien esto escribe: reconciliarse con la crítica, casi unánime al señalar el valor de un libro magnífico, y recuperar la fe en que todavía pueda hallarse una voz de veras nueva y original. Todo en El niño que bebió agua de brújula, desde el título al último verso, hace que como lector redescubras de qué va esto de la poesía, “como jamás pensaste que volverías a hacer”.

…………………………………………………………………………………….
 
Marcos Canteli:// Es brizna

Sería injusto reducir el valor de la obra de Marcos Canteli (1974) a la experimentación formal, porque en Es brizna cobra vida aquel inesperado misterio al unir palabras que, según Lorca, debiera definir la poesía. El trabajo de Canteli con el lenguaje, sus referencias, su falta de prejuicios y la ausencia de lugares comunes, hacen de este poemario uno de los más brillantes de la actualidad. Entre otras novedades de la editorial Pre-Textos cabe también mencionar el interesante Márgenes, de Julio César Galán (1978).

…………………………………………………………………………………….
 
Ángel Guinda:// Caja de lava

Del catálogo más reciente del veterano sello aragonés Olifante merece la pena destacar dos poemarios, el genuino y prometedor Polaroid, de Carmen Ruiz Fleta (1978), y Caja de lava, de Ángel Guinda (1948), Premio de las Letras Aragonesas en 2010. Treinta años separan los nacimientos de ambos autores y, sin embargo, junto a la maestría que da el oficio, todavía late en los versos de Caja de lava el mismo magma de inconformismo y tormenta que uno le podría suponer a un poeta más joven.

…………………………………………………………………………………….
 
Raúl Quinto:// Ruido blanco

Aunque el colectivo cordobés La Bella Varsovia suele apostar por noveles, Raúl Quinto (1978) es ya un autor de cierto recorrido, con varios poemarios publicados. No obstante, Ruido blanco parece el libro que podría haber escrito un poeta nuevo y necesario, es decir, un hijo del caos contemporáneo que no cayera mesmerizado por su efectismo. Con una mirada crítica e inteligente, pero también atónita, Raúl Quinto arma en pantalla un mosaico distorsionado que cuestiona cuánto hay de vacío en esta proyección que llamamos realidad.

…………………………………………………………………………………….
 
Álex Chico:// Dimensión de la frontera

Junto a Juan Vico, también poeta, Álex Chico (1980) lleva tiempo animando la escena poética de Barcelona con su ciclo de lecturas en La Cigale, entre otras iniciativas. Con Dimensión de la frontera, cuidadosamente editado por el activo sello sevillano Isla de Siltolá, Álex Chico extiende un billete de ida a la memoria, a través de una voz honesta, deliberadamente tibia y capaz de dibujar un mapa personal pero transferible para todo el que alguna vez se haya preguntado por el abandono o la ruina.

…………………………………………………………………………………….
 
Camilo De Ory:// 300

La editorial almeriense El Gaviero lleva ocho años esmerándose en sus ediciones y cuenta entre sus últimos poemarios con Pan para la princesa, de Elise Plain (1982), y Epidermia, de Sara R. Gallardo (1989). Cierra este especial dedicado a la poesía, sin embargo, un libro atípico, el del iconoclasta Camilo de Ory (1970), terrorista moral y maestro del dardo donde los haya. Más que una colección de aforismos, agavillada de las redes sociales y el cuaderno del autor, 300 es una frenética forma de aguijonear lo convencional.

 

More from Sergi Bellver

Señoras que…

Señoras que quedan para andar por las letras sin una bolsa de...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *