Carina Mejías: “Hay que reordenar el turismo buscando nuevos polos de atracción”

CarinaMejias-p

Carina Mejías lleva en política desde la Universidad, que entonces “ya era un momento de cambio”. Empezó desde el sindicato de estudiantes, donde descubrió que le ilusionaba la potencia de la política para cambiar las cosas. Luego se integró en el Partido Popular, del que salió escaldada, y tras una travesía por el desierto de su otro gremio, la abogacía, volvió a la primera línea con Ciutadans. Hoy es la líder de su partido en el Ayuntamiento.

¿Por qué dejaste el Partido Popular y te integraste en Ciudadanos?
Estuve unos años en el PP porque me parecía la mejor opción para luchar contra un nacionalismo que aniquilaba las libertades de los individuos. Pero cuando el PP se acercó tanto a él que casi se confundía, quise salir. Volví a mi profesión y estuve trabajando para una consultora y para un despacho de abogados. Hasta que Albert Rivera me llamó y me pidió que me integrara en las listas para seguir luchando por las libertades.

¿Cómo os lleváis con el gobierno de BComú?
La relación es tensa, aunque nosotros colaboraremos con quien sea en nuestra prioridad, que es Barcelona. El problema de BComú es que han llegado pensando que lo pueden hacer todo solos, cuando son el gobierno más minoritario en la historia de la ciudad. Necesitan consensuar y parecen haber olvidado que cuando más ha progresado Barcelona es cuando sus representantes han sido capaces de pactar. Y Ciudadanos ha sido quien más les ha recriminado esa actuación pretenciosa.

¿Y con el resto de partidos? ¿En qué se puede pactar y en qué no?
En política económica y creación de empleo nos acercamos tanto al PSC como a Convergència, partidos que quieren aumentar las oportunidades laborales de Barcelona, así como disminuir la de-sigualdad. El último informe al respecto es muy importante, necesitamos no sólo aumentar las rentas bajas sino también disminuir la diferencia con las altas. Barcelona debería ser una ciudad de clases medias donde la gente venga a ver cómo vivimos y no dónde vivimos.

Entonces, ¿por qué C’s votó en contra de bajarse el sueldo?
Creemos que los políticos deben estar bien pagados porque la política necesita a los mejores. Además, con la última modificación legal ya se estableció una tabla de salarios. Igualmente, queremos proponer una nueva tabla de salarios en el Congreso, ahora que ya tenemos grupo propio.

¿Cuáles son las prioridades de la ciudad para C’s?
Ha habido muchas promesas del equipo de gobierno que vemos que no se están cumpliendo. La lucha contra la desigualdad, por ejemplo, es una prioridad que sólo puede pasar por dos vías. Una es garantizar unos servicios sociales adecuados, porque sus trabajadores nos dicen que tienen pocos recursos para funcionar correctamente. Y la otra vía es hacer de la ciudad un lugar donde crear empleo sea fácil. Tenemos las finanzas saneadas para proponer inversiones. Pero para eso hay que evitar medidas que ahuyentan inversiones y crean inseguridad jurídica, como la moratoria hotelera, que no funciona. Barcelona debe ofrecer las mejores condiciones a los inversores para que vengan aquí, por ejemplo con rebajas fiscales. Después, debe haber estabilidad política a través de grandes consensos, intervenir urbanísticamente en los barrios más degradados y mejorar la movilidad. A Marina Zona Franca no llega el metro.

¿Qué significa el MWC para la ciudad?
Por lo que hemos podido comprobar, se desarrolla en Barcelona una industria de pequeños empresarios y startup que nos da una oportunidad más allá del turismo. Además de que su celebración genera una actividad en transporte, bares o hoteles durante los días del congreso muy importante.

¿Cuál es su diagnóstico sobre la situación del turismo en la ciudad? ¿Cómo habría que actuar?
Hay cierta saturación, ya dijimos en campaña que es necesario reordenarlo generando nuevos polos de atracción que garanticen un mejor flujo. Hacer de Barcelona algo más que un destino de sol y playa. Necesitamos captar más turismo de alto nivel adquisitivo y desarrollar un turismo cultural. Limitar inversiones a grandes cadenas hoteleras o no esmerarse en traer la filial del Hermitage es un error. El turismo se tiene que ordenar, pero no prohibir o limitar. Hay barrios como Sant Andreu en los que a los comerciantes ya les gustaría que les llegara turismo, pero los visitantes van donde hay atracción turística. Por eso hay que generar centros culturales importantes. Y también hay que negociar mucho con los tour operadores, atraer a los cruceros a esos nuevos focos…

¿Marina Port Vell es entonces un ejemplo?
No hay que concentrarse sólo en las altas rentas, también en el turismo cultural y otros sectores. Por ejemplo, que cuando los jóvenes vengan sepan que Barcelona les ofrece muchas oportunidades como ciudad.

¿Qué hacemos con el top manta?
Es una actividad ilegal y genera competencia desleal hacia los comerciantes. Debe prohibirse sin que eso suponga que las personas que lo practiquen pierdan atención asistencial. Pero la permisividad genera sensación de impunidad y un efecto llamada a cometer ilegalidades, porque hacerlo no supone ningún riesgo. Debe combatirse especialmente con la lucha contra las mafias que fabrican esos productos y se benefician de quienes las venden.

¿Qué opinas del plan de ‘Barcelona Ciutat Refugi’?
Un gesto más de la alcaldesa en su obsesión por autopromocionarse, porque son las instituciones europeas las que deciden y a nuestra ciudad aún no ha llegado nadie. Creo que fue un acto de autopromoción. Además, Colau se permitió el lujo de hacer un viaje para saber cómo gestionar la llegada de refugiados por media Europa que hemos pagado entre todos.

¿Qué significa para C’s el feminismo?
Vivimos unas situaciones de machismo evidente. Es importante que las mujeres lleguen a puestos de decisión, encabezando candidaturas importantes como ha sido con nuestro partido en Madrid y Barcelona. No puede ser que se valore a las mujeres por su imagen y no por su valía personal.

¿Cómo aclararías el lío con la violencia machista que tenía tu partido en plena campaña?
La violencia de género es una lacra que hay que combatir por todos los medios. Una sociedad moderna y culta tiene que luchar porque estos casos no se produzcan, como también contra el bullying escolar. Nosotros estamos totalmente comprometidos y hemos sido más que claros con que es un problema muy grave.

More from Esperanza Escribano

Els països catalans no existeixen

No. Son fruto de la imaginación. Por eso no tiene sentido que...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *