A Ladrillazos

Esperanza Escribano recorre con muy mala leche la arquitectura barcelonesa.