Crónicas veraniegas desde mi escritorio de la oficina

Menudo titulazo me he marcado para este mes. Bueno, a lo que vamos: ante todo, sabed que ando baja de forma, feligreses míos, así que no busquéis la chispa que da nombre a mi sección y que suele protagonizar mi prosa de bombo y platillo; seguramente no la vais a encontrar.

 

Si habéis reservado el último Donette para deleitaros doblemente mientras me leéis: stop right now, bitches! Que luego no me lo perdonaréis y todo serán reproches y lágrimas de las agresivas-pasivas. Ya tuve bastante con una novia, como para aguantaros a vosotras… Avisadas quedáis.
−Cuando te pones en plan “pero qué público más tonto tengo”, eres insoportable.
−¡¿Y a ti quién te ha preguntado?!
El bajonazo lo arrastro desde julio, mes en el que empecé a trabajar en una OFICINA.

 

Ya sé que os conocéis mi biografía de pe a pa pero, más que nada para rellenar espacio, os pondré en antecedentes. Mi vida laboral remunerada siempre ha estado del todo ligada a los subsectores hostelería y comercio. Así pues, tanto si me calzaba el mandil como las medias de leopardo rojas, afrontaba mis ocho horas detrás de la barra o el mostrador como si fuera la protagonista de mi propio reality show, en el que no paraban de entrar y salir personajes, y yo resolvía sus problemas sirviéndoles cafés o vendiéndoles camisetas. Bueno, parece más una tira cómica que un reality, ahora que me fijo… Algún día tendré que desarrollar esto.

More from Judith Alarcón

Cómo está el patio, amigas

Esta mañana, mientras fumaba un apresurado cigarro en la puerta de la...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *