La Sardinuka, un espacio tipo latita

Kilomba es una artista argentina based in Barna que recientemente inauguró La Sardinuka, un espacio tipo latita que además de galería es un taller y una residencia de artistas. Hablamos con ella y descubrimos que la sardina y el tinto de verano pueden tener una faceta más artística que gastronómica: ¿Cómo has llegado a La Sardinuka desde Buenos Aires? Yo llevo viviendo aquí unos 14 años. Terminé la carrera de diseño gráfico en Argentina y me vine a Barcelona con la idea de quedarme. He viajado mucho, pero esta fue la ciudad que realmente me enamoró. Desde que llegué hice un poco de todo, pero siempre he tenido la suerte de trabajar de lo mío también, como diseñadora gráfica e ilustradora. Luego, hace cuatro o cinco años surgió la idea de abrir mi propio estudio/galería. Quería un espacio donde la gente que no se dedica al arte pudiera venir y hablar conmigo, conocer qué se hace en un taller de artista. Quería borrar la idea preconcebida de que los artistas somos unos vagos.

¿Barcelona es creativa? Cuando llegué, Barcelona no tenía el movimiento cultural que se ve ahora. Noto que se empieza a mover, poco a poco. Están surgiendo cosas interesantes a nivel cultural. Pero se ve un postureo y un modernete que… blaak… es un poco vacío.

¿Y por qué Sardinuka? El nombre Sardinuka surgió cuando encontré el local. Es bastante pequeño, 32 metros cuadrados… Pero quiero que aquí pasen muchas cosas. Es como estar en una lata de sardinas, apretaditos ¡pero muy a gusto!

¿Cómo funciona la residencia de artistas? Lanzamos una convocatoria y los artistas interesados tienen que enviarnos sus proyectos para que los estudiemos. Habrá dos o tres al año. El artista elegido trabajará aquí durante algunos meses y luego hará su exposición. Queremos encontrar a gente con ideas viables y que represente el espirito de lo que es la galería.

¿Y cómo es ese espirito? Somos creativos, jóvenes, pero también muy serios. Por ejemplo, tiene que haber profesionalidad con los horarios y las entregas. Creo que una obra mal presentada es una obra que se desvaloriza.

¿Cómo será la programación de La Sardinuka? Por un lado están las convocatorias de residencia, y luego las sardinadas, que son convocatorias puntuales con temáticas. También queremos estar presentes en todos los eventos que pasen en Barcelona. De hecho, tenemos un artista audiovisual que estará en el Loop. Por fin, creamos también un hueco llamado Propón para que artistas de fuera de la galería puedan proponernos proyectos.

¿Habrá sardinas…? ¡Siempre surge la idea! También tenemos pendiente hacer una convocatoria del entierro de la sardina, pero este año llegamos tarde. Creo que cuando hagamos un año de inauguración habrá una sardinada de verdad. ¡Estaría guay!

¿Cómo te gustaría ver La Sardinuka de mayor? Mi objetivo a nivel de galería/curadora, ufff que es una palabra que todavía me suena rara, es poder seguir creciendo y estar en las ferias de arte contemporáneo. Queremos ser un punto de referencia para los artistas, que la gente quiera exponer aquí.

A nivel personal, ¿crees que tu papel de curadora puede eclipsarte como artista? En este momento… un poco sí. Es una sensación un poco contradictoria, porque lo otro es muy bonito, aprendes mucho y te nutres de los artistas con los que hablas. Pero quiero seguir creando y creciendo. Ahora no puedo ponerme con producciones largas, ¡pero a partir de agosto espero retomar mis proyectos!

Tags from the story
Written By
More from Raquel Dias

Festival de creación femenina

Alguien que revise los manuales académicos de Historia del arte. ¿Dónde están...
Read More