viento-f

La cloaca máxima

viento-d

Cuando el emperador Vespasiano decidió instaurar un impuesto a la orina que se vertía en las letrinas de Roma (muy apreciada por los curtidores de piel) su hijo Tito le recriminó querer sacar dinero (incluso) del orín. Vespasiano cogió una moneda de oro y le instó a olerla. La sentencia ha quedado para las letrinas de la historia: “Pecunia non olet”. (El dinero no huele.)

Casi dos mil años después, al hacer balance de la gestión de Xavier Trias al frente del Ayuntamiento de Barcelona, uno de sus legados es la respuesta que dio cuando le preguntaron por el origen del dinero que ha comprado el puerto de Barcelona para los próximos treinta años: “Nunca pregunto de dónde sale el dinero”. Es precisamente lo contrario que recomendaba Garganta Profunda a los periodistas Woodward y Bernstein para desentrañar las responsabilidades del caso Watergate: “Follow the money”. Quien sí se lo ha preguntado, y ha hallado la respuesta de que procede al 100% del blanqueo, es Daniel de Alfonso, el director de la Oficina Antifraude. Trias, frente a esto, dijo que “yo no aseguraría que no se hacen cosas por hacerme daño”.

Hay muchas preguntas que uno puede no hacerse, pero no se comprende qué tipo de gestor público puede obviar el origen del dinero que debe gestionar, porque Trias no sólo no se pregunta de dónde sale el dinero de la Marina Port Vell, sino que nunca pregunta de dónde sale el dinero. (¿De verdad alguien puede creérselo?) No es una actitud aislada. El antiguo edificio del Deutsche Bank, en Diagonal con paseo de Gracia, se va a convertir en un nuevo hotel (más alto, más grande, con centro comercial) gracias a una carambola urbanística de Trias, el PP y un fondo de inversión afincado en Luxemburgo. Tal vez estén construyendo un hotel de lujo en el centro de Barcelona con dinero del tráfico de armas que se venden al Estado Islámico. Quién sabe. Quién quiere saber.

Ortega y Gasset afirmaba que todo fenómeno tiene un contorno (exterior) y un dintorno (interior), que ambos actúan en la conformación de su realidad y están interrelacionados. Si el dinero procede del blanqueo, ¿luego se vuelve negro en oscuras cajas B o sobres bajo mano? Si el alcalde no sabe de dónde sale el dinero, ¿sabe acaso a dónde va? La sede de su partido, por ejemplo, está embargada judicialmente porque Convergència recibió 600.000 euros de Millet (¿cuándo desalojarán a este pájaro de su mansión para darle una jaula de protección oficial?) y nadie sabe a dónde fueron. Xavier Trias debe tener obturadas las fosas nasales porque, en contra de lo que dijo Vespasiano, el dinero sí que huele, y los paraísos fiscales de los que él dice no saber nada son en realidad letrinas fiscales: nos mean, nos dicen que nos mean y, ahora, tiempo de elecciones, nos venden los paraguas.

Si te ha gustado el análisis político, léelos todos en Viento Idiota
Ilustración de Iván Cuadros

More from Alfonso Barguñó

Las bicis de Donkey Republic conquistan el espacio público

Es posible que alguno de vosotros lo haya visto. Un turista se...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *