Nihilismo festivalero

regreso3
Mis últimas noches en festivales de música fueron una especie de regreso a los primeros días en la guardería. En ambos sitios entré gritando cosas sin sentido, me perdí, hice nuevos amigos, canté en público e hice fotos que no recuerdo. Barcelona y sus eventos musicales me hicieron ver que hay dos clases de personas a la entrada de un recinto: las que saben exactamente que estarán haciendo en las próximas horas y se han descargado la App, y las que saben que no vale la pena hacer planes, abrazan el caos y se preocupan más en apuntar el numero de teléfono de sus amigos en un brazo que en saber de memoria el cartel. Para bien o mal, Teresa Bir se está convirtiendo en una de estas nihilistas festivaleras. Para quienes están poco atentos a las nuevas corrientes político-religiosas, el nihilismo festivalero es una religión global con fuertes influencias en todo el hemisferio norte y partes del sur cuyo principal mandamiento es la obligatoriedad de venir a un festival en Barcelona al menos una vez al año. Tal como el departamento de recursos humanos jihadista, utilizan las redes sociales para conseguir cada vez más adeptos y se aprovechan de jóvenes con trabajos precarios y con poco sentido haciéndoles creer que aún existe un poco de diversión en su vida. Eso sí, si lo pagas. Algunos estudios económicos demuestran que profesionales veinteañeros llegan a hipotecar un cuarto de su sueldo en una entrada para el Primavera Sound, comiendo guisantes hervidos el resto del mes. Y a través de la red se multiplican las peticiones para que se pueda pagar el Sónar con Tickets Restaurante. Pero volvamos a la teoría freudiana. Según ella, esas tardes en que coges el metro hasta el Fòrum cercado por camisas hawaianas y mechas de pelo platinado, estás en realidad subiéndote al tren hacia la infancia. Y no sólo tiene que ver con borracheras. Pasan cosas espectaculares cuando juntas mucha gente de todas partes, música buena y mala, merchandising y disfraces. En una misma noche, hay un buen porcentaje de personas que empiezan a aprender un nuevo idioma, otras que pierden sus iPhones, otras que discuten a gritos y nunca más se hablan, otras que deciden montar un negocio, muchas que se van a casa juntas casi sin querer. Hay incluso personas que encuentran el amor. Y esto es una declaración de intereses. Aprovecho para agradecer a todos los contribuyentes: hace precisamente 3 años, el Ajuntament de Barcelona me subvencionó un novio. Lee todas las aventuras de la guiri que vive en el Gótico en Teresa Bir
More from Margarida Videira Da Costa

¿Hacemos números? En más de la mitad de las fincas del Gótico hay un piso turístico (por lo menos)

Sabéis lo que resulta más molesto, desconcertante y maloliente que la célebre...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *