ladrillazos-f

Otro macrohotel de lujo en Barcelona: ¿qué está pasando en Drassanes?

En la Rambla del Raval, en el alivio de asfalto que queda entre el hotel Barceló y la sede de la UGT, varios niños juegan al críquet. Algunos vecinos, mientras pasean a sus perros, se quejan. Está prohibido jugar a la pelota. Pero los críos se amparan en esa visión tan heteronormativa del mundo: lo que en realidad está prohibido, estrictamente, es el balón de fútbol. Es su manera de hacer tiempo mientras en el solar de la calle Riereta les construyen, por fin, un campo para jugar. Aunque a medias, porque el espacio es también el patio de la Escola Cintra y tendrá otros usos comunitarios. Por cierto, que la escuela tiene gran parte de sus instalaciones en containers en la esquina con Sant Martí.

The Standar Hotel, en el Meatpacking District de Nueva York
The Standar Hotel, en el Meatpacking District de Nueva York
Pero los jóvenes no son los únicos que saben de esperar. También los mayores. Sólo en Poble Sec hay unas 7.000 personas mayores de 65 años que viven en fincas sin ascensor. Desde 2009, la plataforma Baixem al Carrer se organiza para ayudarles a subir y bajar de sus casas. Algunos de ellos han pasado hasta 4 años sin poner un pie en las aceras del barrio.

Todo esto para decir que en el espacio donde desembocan los dos barrios, las Drassanes Reials —donde está la narcosala, la entrada al Museu Marítim y donde se celebra el segundo domingo de cada mes el Flea Market—, no irá un equipamiento deportivo ni una escuela, tampoco vivienda social. Irá un hotel. Un macrohotel de lujo de la cadena Praktik. El solar, que une el carrer de Santa Madrona con el del Cid y Peracamps, ya es propiedad de la empresa. Sólo falta que el Área de Urbanismo del Ayuntamiento resuelva el proceso de licencia.

Ahí está el meollo de la cuestión ahora. En qué hará al final el gobierno de Colau. Olga del Campo, de la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS), no lo ve muy claro. “Les han hecho la cama, porque el proceso de petición de la licencia es anterior a la moratoria hotelera”, dice con resignación, traduciendo las respuestas oficiales del consistorio, llenas de palabras vacías (y disculpen el oxímoron). Y ya que políticos de uno y otro color se la han jugado a los vecinos una y otra vez, no descansarán hasta tener un “no” institucional y rotundo.

“El proyecto perjudica y desequilibra el ya de por sí dañado urbanismo de la zona”, afirma Mario Aguiló, un vecino que durante mucho tiempo ha estado luchando solo, hasta encontrarse con la ABTS. Ha elaborado un dossier en el que recopila la truculenta historia del hotelazo, acompañada del correspondiente proceso de gentrificación.
Lo primero fue abrir la narcosala Baluard, en la muralla de Barcelona en 2005. Entonces, los grupos políticos insistieron en su necesidad. Ahora que ha cumplido su función de crear mala fama en la zona, los mismos grupos —CiU y PP decidieron su cierre en 2013— quieren cambiar su ubicación. Los vecinos, que en general están de acuerdo en que el tratamiento de personas enfermas se haga en un ambulatorio con el resto de enfermos y no excluyéndolos en un espacio alternativo que los criminaliza, todavía no saben muy bien a qué atenerse. Porque conociendo al perro, más que un intento de integrar el sistema, habrá un nuevo lugar con un nuevo proyecto turístico que gentrificar con la sala de venopunción.

Después vino la desaparición del Mercat del Carme en 2006 y su sustitución por ese bonito edificio de la Seguridad Social. “Es un ejemplo de intervención aislada y que no se integra en el entorno”, señala Aguiló, “ni desde el punto de vista espacial ni desde el sociocomunitario.”

Solar en las Drassanes Reials donde se construirá el macrohotel de lujo
Solar en las Drassanes Reials donde se construirá el macrohotel de lujo
Lo que sí que pudo integrarse, el proyecto Raval Sud de 2010, que pretendía dedicar el 25% del solar a vivienda social y el resto a equipamientos para el barrio, nunca se llevó a cabo. Porque entonces Barcelona Investments presentó un proyecto de construcción de un macrohotel que consistía en dos edificios enormes, de 11 plantas, conectados por un arco. Y conservaba las migas para el barrio: destinaría ese 25% del espacio a vivienda social. Pero el proyecto quedó parado porque el nuevo plan de usos no autorizaba ya más licencias hoteleras en Ciutat Vella. Eran los tiempos en los que la regidora de Ciutat Vella, Itziar González, dimitió por las presiones y diferencias con el gobierno del socialista Jordi Hereu.

En julio de 2015, Barcelona Investments vendió las fincas a Inversiones Hoteleras ATIR por 22 millones de euros. Le habían costado 7,95 millones. Premio a la especulación y castigo a un barrio que apenas tiene espacio para respirar. Y un detalle imprescindible: en el nuevo proyecto ya no hay rastro de vivienda social: del 100% que preveía el Plan Especial de Reforma Interior de 1985 al 0% 30 años después.

La idea es que los dos edificios hoteleros que se levanten, si el Ayuntamiento de BComú lo permite, tengan 100 habitaciones cada uno. Y las grandes cifras que vende la cadena hotelera Praktik, que es la que gestionará el proyecto, son 23 millones de inversión y 100 puestos de trabajo. En lo de siempre: empleo temporal y precario. Y con la campaña de marketing de siempre: “Un hotel con mucha vida local, y en esta ocasión, dedicado a la inmensa multiculturalidad que hay en el Raval”, explicaba José María Trénor, socio de la cadena al diario Expansión el pasado junio.

“Cualquier cosa que hagan que no sea un hotel, ya nos parece una buena alternativa”, dice del Campo, de la ABTS. El grupo empezará a trabajar a la vuelta de Semana Santa en una propuesta alternativa para el espacio, siempre con la idea de que sea algo para el barrio. “La vivienda social tiene que estar, al menos, en un 25%”, reitera del Campo, que aún reserva balas para el humor: “Si además quieren hacer una piscina, muy bien, lo que quieran, pero que sea para todos”. Para todos los del barrio, se entiende.

More from Esperanza Escribano

¡Tengo primarias a 1 y 2 euros!

Primarias. Es una palabra bonita. Todo lo primario es original y auténtico....
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *