tendencias barcelona 012

Parece que hay bastante gente que quiere imitar al grupo musical LMFAO, y pintan una caja de cartón con la cara de un robot y salen a celebrar. Quizá es divertido en el video musical (mirad Youtube) pero en la realidad es tremendamente incómodo para entrar en los bares borracho y golpeando al resto con las esquinas de la caja. ¡Cuánto daño ha hecho LMFAO a la diversión nocturna! // out

 

Lo flipo, pero es que hay gente que no para. Siempre he dicho que la actitud de los hombres me hace amar profundamente a las mujeres. Hay tíos que no pierden la oportunidad de tirar la caña, incluso cuando están detrás de una pancarta indignada. Seamos serios. Si venimos a protestar, venimos a protestar, ¿o no? // out

 

La pastelería artesana, esa que es fantástica y de recetas ancestrales, es un marrón si utilizas un SmartPhone. Lo más probable es que vayas a joder la pantalla táctil por mucho cuidado que tengas. O sea que nada de twittear si te estás comiendo una ensaimada. No estropees tu teléfono y disfruta del dulce. Cada cosa, en su momento. ¡Qué pena que Steve Jobs no se diese cuenta de esto! // out

————————————————————————————————–

¿Alguien ha probado a follar mientras a través de la ventana te llegan las consignas del 15m? Probadlo. Cuando el no futuro asoma en el horizonte, la naturaleza humana nos empuja a dejarnos llevar por la pasión. La sinestesia que crea las proclamas reivindicativas y el placer nos elevan a estados de conciencia alterados y ambiguos. Administrar este abandono con precaución. // in

 

Fantásticos lugares silenciosos. Rutas de castillos y extensiones para perderse y dejar de ser útil para el sistema. Desiertos amarillos sin referencias, pueblos abandonados por descubrir, territorios en definitiva como dice Deleuze, para vivir utopías de desconexión de una realidad cada vez más insatisfactoria y alienante. // in

 

Haz insumisión hipotecaria y participa en las organizaciones anti-embargo. Son lamentables las medidas del gobierno para rescatar a los bancos, y un acto de rebeldía y reivindicación útil es negarse a pagar la hipoteca que un desalmado te vendió. Si el dinero es abstracto y virtual, entonces nadie pierde. ¿Podrían hacer algo las autoridades si se convocase un referéndum para no pagar a los bancos? // in

Written By
More from staff

Historias amarillas

Uno de mis pasatiempos favoritos, a parte de no dar palo al...
Read More

1 Comment

  • Hola Iñigo, así de primeras, uno se lo piensa dos veces antes de intentar corregir a una persona que luce tantos títulos de forma tan humilde como tú haces, pero permíteme la osadía de explicarte por qué este artículo me parece bastante estúpido:
    1. Soy una persona que, muy a mi pesar, se pasa los fines de semana cerrando bares y discotecas -estoy intentando cambiar- y nunca en mi vida me he encontrado a un tipo con una caja de cartón en la cabeza. He visto disfraces más y menos ingeniosos, pero en mi puta vida me he encontrado a nadie luciendo semejante atuendo.
    2. Me hace gracia como primero adoptas una posición purista respecto a las manifestaciones y, acto seguido, en el siguiente post, las reduces a la categoría de música de fondo para tus polvos. Bastante congruente.
    3. Con el tema de las pastas y los smartphones me dejas bastante descolocado. No acabo de entender la lógica que sigues a la hora de elaborar tus posts pseudo-sarcásticos. Igual es que soy una persona muy poco ingeniosa, porque la verdad es que a mí nunca se me habría ocurrido relacionar la deuda bancaria con LMFAO y la bollería tradicional.
    4. Esta es mi parte favorita, Extremadura. Sí, esa guinda que colma este artículo ejemplo del savoir faire relacional. Con el tema de las recomendaciones turísticas ya es cuando empiezo a confundirme seriamente. Me planteo si estoy alternando pestañas en el navegador, permitiendo a la información sumarse en una orgía epiléptica y descontrolada estilo años 60.
    En fín, coincido totalmente en el último punto, aunque siempre pensé que las reacciones ante una situación económica precaria nunca caerían en el saco de las tendencias, a la altura de comer croissants mientras uno pilota su iphone.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *