vi-klemperer-2

Orwell & Klemperer {vi}

“El lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen verdaderas y el asesinato respetable, y para dar una apariencia de consistencia al puro viento.”

Estas palabras de George Orwell, escritas en La política y el lenguaje inglés en 1946, no han hecho más que confirmar una tendencia degeneradora del lenguaje político que hoy en día alcanza cotas inimaginables en lo que a manipulación y estupidez se refiere. Como en muchas otras cosas, la visión de Orwell se ajustaba a la realidad, es decir, desenmascaraba el sustrato mendaz que se oculta bajo fórmulas aparentemente inofensivas o banales.

Lo mismo se podría decir de Viktor Klemperer, el filólogo de origen judío que analizó el lenguaje de los nazis en su ensayo Lingua Tertii Imperii (LTI) y que se ha convertido en un libro de referencia. Tanto Orwell como Klemperer eran conscientes de que el lenguaje nunca es neutral, sino que conforma la realidad, y que el cómo se dicen las cosas es indisoluble del qué se dice. Pensemos, si no, en la expresión “campos de concentración”, inventada por los ingleses, para referirse a los “campos de exterminio”. El ejemplo nos sirve para establecer desde ahora una de las figuras retóricas predilectas de la manipulación del lenguaje político: el eufemismo.

El propósito de esta columna es precisamente denunciar desde un punto de vista lingüístico las tergiversaciones con las que nos bombardean los medios y los políticos, cuando dicen “reforma” en lugar de “recorte”, “privilegio” en lugar de “derecho”, o cuando se refieren al “copago” (¿quiénes pagan la sanidad gratuita? ¿el contribuyente y quién más?), la “transición nacional” o la “violencia estructural” que sufren las mujeres por poder abortar. Expresiones que tienen en común la vaguedad intrínseca o la complejidad intencionada para llegar a ser un mero viento idiota que no dice lo que dice, pero que nos afecta como ciudadanos.

More from Alfonso Barguñó

La nomenklatura definitiva

Se congratulaba Núria de Gispert, presidenta del Parlament, de que Convergència no...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *