2035, el futuro en pasado

Se sabe que el futuro es una loca fantasía en la que viven seres muy parecidos a nosotros, aunque ligeramente más viejos. Ahí el panorama ha cambiado algo, normalmente a peor, y se corresponde directamente con lo que la versión actual de nosotros había proyectado, aunque fuese como el destino que a toda costa debería haberse evitado. Sí, hablar en pasado del futuro es mi especialidad. Ahí van más pruebas:

Tras diecisiete rescates que situaron a Grecia como primera potencia mundial, el FMI, Bruselas, la ONU y McDonald’s decidieron abrir, la primavera de 2035, unas franquicias para la venta del remanente gastronómico de esta joven superpotencia. To Peiratiko, “El Barco Pirata” llega a Barcelona absorbiendo Casa Tarradellas y sustituyendo la mozarella por feta pasteurizada. Draghi hace los honores poniendo la primera piedra y esconde un fajo de los antiguos euros debajo.

Siete horas después, Assange pide asilo político en la Catalunya independiente. Obviamente, Ada Colau, Honorable Presidenta, le dice que sí y le hace un mapa, con un lápiz robado en IKEA, de todas las casas okupas disponibles, ordenadas por índice de sostenibilidad. También le explica, con un mail mandado desde un locutorio que roba el wifi de un hotel vecino, cuáles son las mejores paradas para colarse en el metro y qué bicings tienen problemas de anclaje.

La sonda espacial New Horizons destapa por error las cuentas conjuntas secretas de los Mas, Pujol e Iglesias. Esta Suiza intergaláctica —debidamente oculta a la siempre letal “simple vista”— se descubrió mientras la NASA trataba de demostrar o desmentir la existencia de un intraocéano en este microplaneta situado a tomar por culo del Banco Central Europeo. Hades (su nombre en griego) significa “invisible”, y esto les animó a mandar un iPhone ahí, ordenador central de este paraíso fiscal. Al parecer, estas cuentas no tenían finalidades políticas, sino que eran para jugar al póker online y comprar vidas en Candy Crush, aunque examinando los movimientos con detenimiento se comprobó que alguien había adquirido también una cosechadora para el FarmVille.

More from David Ovejero Jaume

affair play 010

Estamos condenados a la excelencia. Seguimos surfeando con solvencia ese tsunami llamado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.