¿Baldosas machistas?

Hace seis años que empezó la instrucción del caso Palau. Se queja de ello incluso Artur Mas. La investigación base terminó en octubre de 2013, con la conclusión de que, según el juez, Convergència recibió de Ferrovial 6,6 millones a cambio de adjudicaciones públicas. También que Fèlix Millet y Jordi Montull se habían quedado con 24 millones del Palau. Pero la fase de instrucción aún no ha terminado y del juicio ni se sabe.

Mucho más divertida la polémica que suscitan las nuevas baldosas de la Diagonal y la forma tan pizpireta de tratar el tema de La Vanguardia. Resulta que el relieve de las dichosas baldosas “transmite mucha inseguridad”. Vaya, que es uno de esos suelos que hay que ir mirando para no tropezarse a lo tonto. Pero el diario señala a los mayores -evidente- y a las mujeres con zapatos de tacón fino, atención: “Muchas no pasean a gusto. Algunas se ven obligadas a caminar de un modo muy cuidadoso, con aires de pato, a fin de conservar el equilibrio”. Espero que el periodista haya estado siglos para configurar esa frase, que tiene tela.

Por otro lado, la ONCE, lobby de la diversidad funcional, les dio el visto bueno tras un informe sobre la adaptación del proyecto a todas las realidades humanas y quien más saca pecho es, sin dudad alguna, el Ajuntament. Resulta que las nuevas rajolas aplican tan bien las nuevas tecnologías urbanas que absorben la contaminación y repelen el calor. Igual nos aliamos con Trias en esta gesta, ¡contra la contaminación y por la liberación de las mujeres del burka del siglo XXI! ¡Quieran ellas o no!

More from Esperanza Escribano

La Torre Agbar, una polla de lujo {al}

Me gustaría hacer tantas coñas sobre la Torre Agbar…desde su forma de...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.