Regresa, ya consolidado en Barcelona, el Americana Film Fest, con una muestra de más de 60 títulos de los más granado del indie norteamericano. La programación es sobresaliente, a pesar de lo manoseada y desvirtuada que está la etiqueta del cine independiente. Del 3 al 8 de marzo merece la pena acercarse a los Cinemes Girona y al Zumzeig, que proyectan el grueso de los títulos. Amén de los grandes nombres como Dolan, Kevin Smith, Abel Ferrara o Korine que ya todos conocéis, os dejamos aquí nuestras recomendaciones, lo indie de lo indie:

Mano de obra es la película mexicana del director novel David Zonana. La premisa es clara, un albañil pierde a su hermano en un accidente laboral y tras no recibir la indemnización, buscará justicia. Seca y lacerante, pone otra losa en el renacer de las películas de clase, acorde con el zeitgeist de nuestros tiempos.



Sin salirnos de México, Midnight Family es un documental que sigue a la familia Ochoa, propietaria de una ambulancia privada, en su periplo por llegar antes que nadie al auxilio después de un accidente y así poder salir de la pobreza. Acción, vérité y clase, de nuevo como tema central.

Sorry to bother you, estrenada discretamente el año pasado, está protagonizada por un comercial telefónico que, en una espiral de absurdidad y perversidad, pasa a pertenecer a la élite. Esta descacharrante y surrealista comedia es una acerada y demoledora crítica de neoliberalismo pos-Reagan.

Por último y programado en la Filmoteca el 6 de marzo, Hoop Dreams, documental de 1994. Posiblemente el mejor documental sobre deporte en EEUU que jamás se haya hecho. Tres horas pegados a dos jóvenes baloncestistas negros que sueñan con llegar a la NBA, una radiografía del sueño americano que atraviesa los grandes problemas de la sociedad estadounidense, desigualdad, raza, educación y, una vez más, clase.