Adrià Garcia fundó Holon en enero de este maravilloso año catorce, como le gusta expresarse a Mr. Rajoy. En un tuit: ‘HOLON es una agencia de diseño de experiencia de usuario para la sostenibilidad. Blah lah blah. Esto es, ayudamos a empresas privadas y a instituciones a transformar su organización para que la experiencia de sus usuarios sea la mejor y el ecosistema que la sostiene el más sostenible’. Es nuestro primer autónomo de mierda, dicho el calificativo con todo el amor del mundo a los locos que se lanzan a creer en lo que hacen.

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿Qué querías ser de mayor?

Un cuerpo sano, una mente ligera, tiempo y relaciones

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿Y qué estudiaste para hacerlo (o no)?

Diseño y master en Liderazgo Estratégico para la Sosteniblidad

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿Cuántos tipos de oficios has tenido?

Serios uno, diseñador. Trabajé para pagarme la carrera en Decathlon y como monitor de esos edificios hinchables para niños tan de retra-padre.

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿A qué te dedicas ahora?

Dirijo HOLON, diseño experiencias de usuarios

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿Qué o a quién de Barcelona volarías por los aires?

Respuesta seria: me gusta la idea de integrarlo todo. Bueno, lo de que la ropa vintage sea de pijo. Quiero cosas viejas, ¡con polvo y a precio por peso!

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿A quién te gustaría tener como cliente?

A Triodos Bank

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿A qué artista resucitarías?

Brossa y a Toko Shinoda (no se si aún vive!) [Nota del equipo: aunque tenga 101 años, sí, Wikipedia dice que sigue viva]

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]L@s más sabi@s son…

Los que hablan sencillo

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]Si hubieras sabido cómo acabarías, habrías estudiado…

Vivo la vida que quiero. Sino no me gustara mi situación estaría haciendo lo que fuese que quisiera hacer.

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿Un consejo para los nuevos autónomos de mierda?

Aprende cómo gestionar la incertidumbre y el cambio.

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]¿Cuál es tu pesadilla recurrente?

No encontrar personas afines al propósito de HOLON con grados de compromiso complementarios

[gdl_icon type=”icon-lightbulb” color=”#f35d52″ size=”24px”]Y para rizar el rizo, si quieres, un mini poema sobre tu vida como autónomo (valen haikus)

De hecho! Hicimos con un amigo artista un día una expo sobre haikus, eran en catalán. Aún así, de lo último que he escrito que resume la vida ‘de mierda’ o simplemente incierta, es éste, en catalán también y un poco más largo que un haiku:

Ser-hi

En una barca verda. Suro.
A generosa velocitat s’aprecien encara detalls.
Petites onades transparents a proa i el blau profund que sota nostre ens observa,
ple,
de vida desconeguda.

M’el guipo amb la curiositat i l’ai al cor de veure emergir siluetes.
Nem en direcció a costa, verda per vida.

Torno la mirada a l’immensitat de sota les nostres vides, en prou feines un metre m’hi separa. Bé, en sóc part ara mateix.
Ma mà, a la fusta refinada per vent amb sal a l’aire, calenta. La hi frego. M’agrada, mi estir tot.
Primer de boca terrosa. L’escalfor al pit i la panxa sembla una abraçada i l’olor fa net, a fusta vella, seca de sal. Obvi.
Encara, la respiro varies vegades.

Em donc la volta i vet aquí l’altre univers:
blau, groc, blanc, vuit.
El baibé de la barca em mareja, sembla que caigui cap-per-vall a l’infinit, i tant se val, em deix anar i que la barca avançant pel mar em porti ni se on sota aquest cel i com drogat i fora de control, tanco els ulls i omplo els pulmons:
que peti el món.

Fosc, en jo sota els meus ulls, el moviment es encara apreciat amb més consciència. Puja suau,
cau.
I hi torna amb ritme.

Alliberat de l’atenció al moviment, el so, de la barca amb les onades, de l’aigua separant-se i tornant sobre si, em capta l’atenció.
A vegades, cau el món més fort d’esquenes,
i més so d’esquitx l’acompanya, ara però, amb un ritme accelerat cap al final.

Pshhhhhhhhhh!
Així, em plou de sota la sal del mar. M’hi estic, deixat anar.
En jo, hi soc.

Obro els ulls, i hi afirm que hi existeixo en tot això.

Si tú también eres autónom@ de mierda, te has tirao a la piscina, sueñas con la declaración del IVA y no recuerdas cuándo fue la última vez que terminaste de trabajar a las siete de la tarde… escríbenos.