Cafetería: bar L’Amistat (Ramón y Cajal, 58 · Gràcia)

No hace mucho quedé con un chico para darle de extranjis una camiseta que había ilustrado y que me había pedido si se la podía vender. Quedamos por el barrio de Gràcia y, como hace mucho que no me muevo por ahí y el encuentro se estaba volviendo una amistosa conversa, decidimos ir a tomar algo a una cafetería. Era el típico sitio que antaño debía haber sido mítico, en algún momento había empezado a caerse a trozos y alguien lo había resucitado y puesto en su sitio. Pensé: “Vamos a ver qué tal llevan el café en este lugar”. Eran las 7 de la tarde y me pedí un café americano, para que no fuera muy fuerte. Nos atendieron algo mal porque iban muy agobiados, así que no le di mucha importancia. Y cuando por fin nos trajeron el café, lo dejé enfriar un poco y lo sorbí… Pensé: “¿Merecía esperar tanto rato para esto?”. El café estaba malo, insípido, triste, vaya, que no valía nada. Se me hizo hasta eterno terminármelo. Tampoco es que fuera veneno, pero no apetecía. Me fui de allí algo decepcionada, porque el lugar es realmente agradable… quizá la próxima vez (si la hay) me tome un gin-tonic.


Puntuación: 4 (sobre 10)

Ambiente sobre 10: Un 7. El lugar, como he dicho, está guay y es bonito, pero la atención fue un poco pobre y, encima, hacía un frío tremendo.

Calidad precio sobre 10: Un 5. El café americano costó 1,20€, no es excesivamente caro y por eso le pongo un aprobado, pero… fue bastante decepcionante.


Pros: El lugar está en el centro de Gràcia, así que va perfecto para poder tomar algo con los amigos si se presta la tarde.

Contras: Imagino que era el día, pero diría que el único contra que encontré fue el trato y ya.