Si sois de esa especie, cada vez más numerosa, que no coge las vacaciones en verano para irse a Nueva York, Tarifa o Puerto Hurraco, esa especie que dedica su cuerpo y alma a la Barcelona estival, este es tu lugar.

Durante los meses de julio y agosto florecen al atardecer las proyecciones al aire libre. No nos cabe aquí todo el plantel, así que os hemos seleccionado unas cuantas propuestas. El más concurrido de los cines a la fresqueta, la Sala Montjuïc, ubicado en el Castillo de Montjuïc, proyecta lunes, miércoles y viernes, todo julio. Las sesiones van acompañadas de un concierto para abrir boca. Sacad papel y boli que ahí van nuestras favos: Cold War el día 1, Lady Bird el 8, y La favorita el 17, del equipo de los peliculones que te perdiste del año pasado. Uno de los nuestros el 5 de julio, y Con faldas y a lo loco el 29 del mismo mes, del equipo de clasicones de ayer y hoy que te avergüenza no haber visto aún.


Otra de nuestras muestras favoritas, arena obliga, es el Cinema Lliure a la Platja en la playa de la Barceloneta, al lado del Club Natació Atlètic. Acercaos el 25 de julio a ver la película española Carmen y Lola, que se llevó un par de Goyas la pasada edición.

El CaixaForum también se apunta al sarao con un ciclo en el que destacan dos de las mejores películas del año pasado: Un asunto de familia (1 y 4 de julio) y The Florida Project (19 y 22 de agosto).

Para terminar, extra point si os va el formato corto. Los chicos del MECAL organizan por 10º año consecutivo el MecalAir, todos los viernes de julio y agosto. Totalmente gratuito y enmarcado en el Museu del Disseny, las sesiones de cortometrajes están organizadas por géneros: terror, animación, ciencia ficción, comedia o cine erótico, entre otros. Para que no tengas excusa.