Alfonso Barguñó escribe sobre política catalana. Cuidado, no deja títere con cabeza.