Begoña Villarubia

“La audiencia del fútbol femenino supera a la del baloncesto masculino”

Begoña Villarrubia es un referente en el periodismo deportivo. Lleva 26 años trabajando para el periódico Mundo Deportivo en el que, principalmente, cubre la sección de deporte femenino. A lo largo de su trayectoria profesional, ha conseguido hacerse un hueco como referente especializada en el fútbol femenino, dándole una enorme visibilidad a las mujeres deportistas.

Si en el deporte todavía existen desigualdades, el periodismo deportivo no se queda atrás. La imagen de las mujeres comunicadoras sigue siendo muy importante y todavía continúan vigentes algunos prejuicios, como cuestionar a las periodistas sobre sus conocimientos deportivos. No solo en la profesión periodística, en los contenidos todavía priman los deportes y partidos masculinos por encima de los femeninos. Pero gracias a profesionales como Villarrubia, se oye hablar de fútbol femenino más que nunca, se naturaliza que una deportista haya sido madre y vuelva a competir y se van eliminando los estereotipos.



Como ella misma explicaba en una columna de opinión en la web de Futfem.cat: “Que les nenes i els nens, que les joves i els joves no aspirin només a ser de grans com Beckham, fent al·lusió a l’aclamada pel·lícula britànica, o vulguin semblar-se a Messi, Ramos i Piqué sinó que també vulguin ser com l’Alexia -o com Jenni, Amanda, Esther o Aitana- posa en clara evidència que el futbol femení està més viu que mai”.

Llevas 26 años trabajando para Mundo Deportivo, ¿en estas dos décadas qué cambios has percibido a nivel informativo en la cobertura de las noticias deportivas?

Afortunadamente, la información sobre deporte femenino ha crecido de forma muy notable. Yo he pasado de tener un simple breve para una crónica del Barça, a tener una doble página, una página de previa el día anterior y un espacio diario de actualidad. También en otros deportes ya no se limitan los medios a tratar solo las conquistas de medallas olímpicas o los torneos de Grand Slam sino que hay una información continuada, aunque obviamente aún muy lejana a la masculina. Todavía hay un reparto de 80%-20%, por poner unas cifras aproximadas, cuando somos el 50% de la población…

¿Cómo ha sido la evolución de la difusión de los deportes femeninos en las noticias?

Se ha avanzado bastante porque se ha visto que al lector le interesa. Las cifras de audiencia y los clicks de lectores de los diarios en Internet así lo indican. En Mundo Deportivo, por ejemplo, la audiencia de los partidos de la Liga Femenina de Fútbol es equiparable a los Grandes Premios de MotoGP. Mientras tanto, en televisión la audiencia de fútbol femenino supera a la del baloncesto masculino de la Liga Endesa. Es una evolución que va en paralelo al interés del público.

¿Cómo es ser mujer en la cobertura del periodismo deportivo en el que la mayoría son hombres?

He de decir que el periodismo deportivo, desde que yo aterricé hace casi 30 años hasta ahora, sigue siendo un ámbito muy masculino. Los medios aún confían más en los hombres (obviamente no tanto como antes) para cubrir los grandes eventos (Mundiales, Juegos…), mientras que las mujeres, sobre todo en TV, siguen siendo rostros bonitos y ocupan un papel más secundario, muchas veces como complemento. A ellos no se les exige ser guapos sino simplemente estar preparados y a las mujeres, salvo excepciones de pioneras, se les sigue valorando por su físico. Es una tradición que cuesta mucho quitarse de encima.

¿Sigue siendo machista el periodismo deportivo? ¿La imagen de las periodistas sigue estando por encima de sus habilidades comunicativas?

Sí, sin duda. Y por supuesto, se cuestiona aún que una mujer pueda entender de fútbol o de deporte en general.

¿El público acepta que una mujer retransmita o le da igual el género y se enfoca en el mensaje?

Yo tengo la convicción de que el lector que aprecia el deporte bien explicado no mira si es hombre o mujer quien hay detrás de una crónica, un reportaje o una entrevista. Y hay periodistas deportivas que son muy seguidas por su punto de vista a la hora de informar, aunque insisto en que aún son pocas porque no tienen las mismas oportunidades que los hombres en la mayoría de medios.

¿Has estado desde tus inicios promoviendo el deporte femenino?

Sí, desde el principio he sentido siempre la inquietud de cubrir este vacío en los medios. Creo que el feminismo hay que llevarlo a todas las facetas de la vida y en el deporte hace mucha falta.

En BCN Més hemos publicado un reportaje en el que hablamos de la huelga que hicieron las futbolistas de primera división por un salario digno. Según tu punto de vista, ¿Qué habría que hacer para que las mujeres alcancen el mismo nivel de reconocimiento que los hombres deportistas?

Yo diría que se han de implicar todos los actores: los medios dando más visibilidad, los patrocinadores apostando más fuerte por el deporte femenino, los clubs otorgando más recursos a sus equipos femeninos, las Federaciones igualando los sueldos de las dos selecciones como en Dinamarca, Noruega o Australia, los aficionados acudiendo al campo…Se trata de unir fuerzas todos.

En un reportaje que hiciste para Vogue decías que “hay que romper techos de cristal, y luchar contra algunos estereotipos, como los que señalan que las futbolistas son mujeres poco femeninas”. ¿Se está consiguiendo eliminar estos estereotipos?

Sí, cuesta, pero se está consiguiendo. Hay mucho prejuicio que arrastramos desde hace muchos años: que si la mujer deportista es ‘marimacho’, que si el fútbol es cosa de hombres, que si todas son lesbianas…La verdad, he escuchado de todo. Ahora tenemos a jugadoras que están ayudando a normalizar esta visión nueva y las niñas pueden tener referentes. Alexia Putellas, Garbiñe Muguruza, Mireia Belmonte, Ona Carbonell…son espejos para las niñas.

Hemos visto un artículo reciente que publicaste sobre una futbolista que volvía a jugar después de dar a luz. La conciliación es igual de dura que en otras profesiones, pero dándole visibilidad, otras mujeres lo tendrán como referencia para decidir ser madres, ¿defiendes normalizar este tipo de situaciones?

Por supuesto, compaginar maternidad y deporte de elite era poco menos que una quimera no hace mucho y ahora hemos visto casos como el de Serena Williams o Alex Morgan que han regresado al más alto nivel tras ser madres. Es muy importante dar a conocer estos casos para que las deportistas no tengan que renunciar a ser madres por su carrera o viceversa.