¿Cuántos árboles hay en Barcelona?

1.4 millones, incluyendo la Sierra de Collserola, según el inventario del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y el Institut Municipal de Parcs i Jardins. Los árboles actúan como filtros contra la contaminación, purifican el aire y son patrimonio natural de Barcelona. La planificación de su gestión es una tarea de todos los días, que se reparte entre el Ayuntamiento (aquí su Plan director del arbolado de Barcelona 2017 – 2037) , la Generalitat de Catalunya, la Diputación de Barcelona y el Instituto Municipal de Parques y Jardines.

¿Y qué árboles son?

Sólo en la ciudad hay 437 especies, 310.000 árboles de los que sólo 35.700 están en parques y jardines. La gran mayoría se distribuye por calles y plazas. En las afueras de la ciudad reinan el pino y el plátano, pero hacia el puro cemento se mantiene el plátano y lo acompañan el ciprés, el aligustre y el almez. Como han cambiado las condiciones climáticas, de los robles y encinas que poblaban las zonas forestales, hemos pasado a naranjos, limoneros y cerezos.



¿Tenemos derecho a los árboles?

Sí. Un punto de partida esencial fue el año 1995, cuando se creó la Carta de Barcelona, la Declaración del Derecho al Árbol en la Ciudad. A partir de ese momento se han desarrollado planes y proyectos para organizar y controlar las especies. Por ejemplo, aunque las palmeras son plantas y no árboles porque no se considera que lo que tienen es un tronco sino estípite, se las tiene en cuenta porque son representativas de la ciudad.

¿Y los árboles no cambian? ¿No tiene Barcelona un plan?

I tant! El Programa de impulso a la infraestructura verde urbana del Ayuntamiento tiene como objetivo “incrementar el verde urbano en 1m2 por habitante en 2030, para generar una mayor adaptación de la ciudad a los posibles efectos del cambio climático”. En concreto, se planifican acciones como la creación de huertos y jardines escolares o comunitarios donde los vecinos decidan qué plantan.

¿Se investiga sobre nuestros árboles?

En el Museo de Ciencias Naturales del Fòrum, se ha instalado una cubierta viva de 7.100 metros cuadrados de divulgación e investigación sobre la vegetación autóctona de Barcelona, con tres grandes prados mediterráneos de plantas anuales y tres tipos de lagunas de agua dulce. Hay hierbas subtropicales y plantas trepadoras como el jazmín estrellado, hierbas como la caléndula silvestre, plantas bulbosas como el azafrán e incluso plantas resistentes a la salinidad del mar, como el alhelí de Mahón.

¿Cómo luchar contra el cambio climático desde Barcelona y sus zonas verdes?

Empezando este año, apenas sospechando que entraríamos en una pandemia, se hizo la Declaración de emergencia climática de Barcelona. Se creó una exposición que tiene, entre otras cosas, ideas sobre qué podemos hacer como ciudadanos a escala individual y colectiva para contribuir. En julio de este año, cuando terminó el confinamiento en Barcelona, se generó un informe de seguimiento en el que se muestra una reducción de gases de efecto invernadero de 290.840 toneladas de CO2, el valor necesario para cada año hasta 2030 si se quiere alcanzar una reducción del 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto al año 1992.

Si quieres luchar contra el cambio climático, planta un árbol. Y si no tienes balcón, bájate al alcorque de la calle.