Mr Porter 

Rosselló, 265 

Precio medio: 70€/persona 

Su nombre es Mr Porter. Y ante este nuevo hotspot en toda regla, me quito el sombrero. Es una brasería moderna a la altura de su nombre: elegante, cool. Se ubica donde antes se encontraba otro señor restaurante, el Roca Moo, en el hall del ya mítico hotel Omm, hoy reconvertido en el hotel Sir Victor.

La especialidad de la casa son las carnes selectas. Puro food porn, como se denominan los alimentos que con solo echarles una mirada provocan un efecto orgásmico o lo que es lo mismo en glosario gastronómico: pura salivación. Sea con el taco de Lady Solomillo (de lady lo tiene todo) o con el lomo alto de Escocia madurado 21 días (¡bendito sea!). La mejor manera de darse cuenta de que hay carne y carne. También cocción y cocción.

En Mr Porter lo petan tanto en materia prima como en técnica. También en ambientación, a prueba de tribus cosmo-trendys. Hay lámparas de diseño que desprenden una luz íntima, cocina a la vista, sofás semicirculares, vajilla bonita, gente guapa e, incluso, un DJ. Como va siendo habitual en los establecimientos donde dejarse ver, también ofrecen cócteles de autor, que acompañan de maravilla los platos de fusión de la carta, especialmente el delicioso carpaccio de calabacín tuneado con queso suizo Belper Knolle. Pero, si os acercáis por allí, no os perdáis el Chocolate Explosion: un postre espectacular en forma de globo de chocolate que revientan —literalmente— dejando aparecer, como arte de magia… shhht. ¡Sorpresa!

[separator type=”thin”]