Vamos a por una buena ristra de nombres. En esta ocasión elegimos cuatro escenarios y los diseccionamos. Empecemos:

 

Sala Apolo. El 28 de abril tendrá lugar el “Festival de Rock” que, como su nombre indica, ofrecerá a los asistentes una buena dosis de salvajismo musical a base de garaje, crowd-surfing, sudor, lágrimas y rocanrol a cargo de tres bandas indispensables dentro de la escena catalana como Els Surfing Sirles, Le Petit Ramon y Very Pomelo. Un día más tarde pisarán el mismo escenario Of Montreal. La banda de Kevin Barnes visitará Barcelona para presentar Paralytic Stalks, pura colisión pop, funk, electrónica, glam y vodevil. El 6 de mayo será el turno del synth pop con reminiscencias ochenteras de Stephin Merrit & The Magnetic Fields acompañados esta vez por Hidrogenesse homenajeando a Alan Turing. Un doble concierto imperdible.

 

Sala Sidecar. EL 26 de abril será turno de una de las bandas más gamberras de la ciudad: The Fuckin’ Bollocks, justo un día antes de recibir a los neoyorquinos A Place To Bury Strangers, novatos con un único disco pero maestros en el manejo de las espirales de sonido, como demostrarán en su único concierto en España. Por último, Juanita y los feos el día 5 de mayo. Sonido crudo y destartalado, pero con una mala arte especial que nos la pone dura.

 

La de Apolo. Bajo las faldas del Apolo también hay música, este mes destacamos el sonido oscuro y psicodélico de Templeton, banda madrileña que presentará su flamante segundo trabajo tras un muy buen debut allá por 2009 Exposición Universal.

 

Razzmatazz. 2 de mayo. Manic Street Preachers. “International Treasures Greatest Hits tour”. Poco más que decir. Los de Gales reventando todos sus grandes singles desde el ’92 sobre un escenario. Habrá que verlo.

 

Pásenlo bien. Nos vemos en los bares.