Desde verano de 2014 ya tendremos canes en el metro de Barcelona por imperativo legal, siempre que se lleven con correa. Desde esta columna defendemos el formato moscovita. Allí tras la desintegración de la URSS y el encarecimiento del suelo céntrico, las fábricas se fueron a la periferia, donde vivían los perros abandonados. Desde entonces, muchos perros callejeros, por su cuenta, hacen el trayecto desde la periferia al centro en busca de comida y casi nunca se equivocan de parada. Sin embargo, la moda de los animales de compañía nos parece de un alarmante patetismo paternalista, síntoma del completo atontamiento y despolitización de los barceloneses. El problema de fondo ya no es la cuestión de los ladridos, meadas y cagadas en un sitio tumultuoso anegado de gente, sino el mero hecho de otorgar facilidades a esta moda decadente.
[divider]
[space height=”20″]

Manolo Escobar • El mes pasado falleció Manolo Escobar, el almeriense más ilustre después de David Bisbal. El arte lo trajo de El Ejido, pero se catapultó a la fama en Barcelona. De hecho, en su juventud vivió en el número 40 del paseo de la Salut de Badalona, llegó a Barcelona en el 45, con toda la familia y una cabra, tras tres días de viaje en tren. Trabajó de yesero, ebanista, empleado en la fábrica Lejía Guerrero, y en la estafeta de Correos, llevando un carro. Porque sí, a Manolo Escobar le robaron el carro una vez y fue en el barrio de La Salut. Eso sí, quedan pocos de los antiguos en el barrio.
[divider]
[space height=”20″]


Furgonetas en Mitre
• El que esto teclea lleva un año repartiendo aceitunas por Barcelona y no hay cosa que mas le haya fascinado que la avenida General Mitre: toda una maravilla para transportistas. Cruzar por el medio de Barcelona a toda pastilla en un periquete. Pues bien, hace unas semanas, el ajuntament de Barcelona, tras pedir perdón hasta cuatro veces en un pleno, confirmó su genuflexión ante los vecinitos de General Mitre. Va a estar cortada durante 14 meses –que seguro que son 25– y luego pasará de tener cuatro carriles a tener dos. Impresionante obra, que torturará a 60.000 conductores diarios en pos de la futura Barcelona Museo & Parque de Atracciones.