Buenas noticias para los amantes de la música (ya era hora): vuelve el Festival Petit Format de L’Hospitalet, en su décimo séptima edición, de la mano de la Regidoria de Joventut y con la colaboración de la sala L’Oncle Jack, Depo Producciones y el Distrito de Torrassa.

Han cambiado de fecha, de lugar y hasta de formato, pero sigue siendo un festival reducido e íntimo por el que en los últimos años han pasado músicos consagrados de la escena catalana como Enric Montefusco y Pau Vallvé, además de voces emergentes como Raquel Lúa o Tittyshev.

La presentación tendrá lugar el 26 de noviembre a las 20:00, en directo desde Instagram (@joventutlh), con Mateo Vergara, que hablará de la nueva hornada de músicos que han reunido para hacernos un poco más livianos estos días de encierro y desidia, y contará, además, con alguna sorpresa de renombre, así que habrá que estar atentos.


Tendremos la oportunidad de escuchar al dúo Hidrogenesse, Maria Rodés, Ginebras, Jordana B, Maria Jaume y Lichis (se puede consultar la programación en joventutlh.cat).

Y quien abrirá el festival será Rubén Pozo el 28 de noviembre en L’Oncle Jack, con dos pases: uno después del café, a las 16:00, y otro antes de la borrachera, a las 19:00. Para quien no lo conozca, baste decir que Sabina incluyó una de sus letras (“Embustera”) en su disco Vinagre y Rosas. Nacido en Barcelona, consagrado en Madrid, formó parte de Pereza (cuando colaboró con músicos como Andrés Calamaro y Ariel Rot, de quienes es un digno sucesor) y después ha publicado tres discos en solitario: el último, Habrá que vivir (2017), es una banda sonora profética e indispensable para la pandemia, un rock desenfadado que bebe de Tequila, Los Rodríguez y del pop-rock clásico de finales de los sesenta, con unas letras que caminan por la cuerda floja de la melancolía y el humor. Mención especial merecen la canción “Asco y Vergüenza”, en colaboración con Lichis y con las apariciones estelares de Sidonie o Rozalén, entre otros; el himno de desamor “Me quieres destrozar” o la road love song “La chica de la curva”. Unas canciones sencillas, sin pretensiones y muy coreables, y que, ya que nos lo prohíben, habrá que bailar con las manos y con la mascarilla como micrófono.

Las entradas, muy limitadas y GRATUITAS, se pueden reservar en onclejack@onclejack.com (atención a las medidas de seguridad, como siempre), y se prevé un embotellamiento digno de las ayudas para los autónomos, así que mejor no perder el tiempo y conseguirlas cuanto antes, aunque también se podrán ver los conciertos en directo desde el canal de YouTube JoventutLH.