Porque Evolé

No soporto a Jordi Évole. Me molesta esa gestualidad suya, ese retorcer de manos así como de chico tímido pidiéndote una primera cita, mientras intenta hundirte en la miseria. Maldita sea, ni siquiera me gusta su cara. Pero quizá lo que más me sulfure sea esa sonrisita, entre resabida y burlona que pone ante el mundo en general y particularmente cuando alguien le devuelve la pelota. No importa cuánto ingenio o argumentos desparrames en la mesa. Él siempre está pensando algo más gracioso y más ridículo sobre ti.

Hice lo que siempre hago cuando me enfrento a los misterios de las insondables profundidades de la derecha española: pedí consejo espiritual a un taxista.

0

Written By
More from EquipoB

Sneak Peek de la edición #70

“Entre los relatos míticos del éxito empresarial de Barcelona se encuentra la...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.