¿Quién dijo que no se podía comprar?