Me encuentro en una de las colonias donde los humanos residen llamada Barcelona. Mi misión consiste en estudiar la raza que domina este diminuto planeta para preparar una futura invasión. Este es mi tercer informe.

Vigésimo primer día del mes de agosto del calendario humano.



Desolación. Los humanos parecen cada día seres más difíciles de controlar. Con la información que he podido recopilar a día de hoy, considero prudente postergar la invasión al menos un Tecton más. Procedo:

¿Recordáis la Tercera Guerra Transgaláctica entre Andromedos y Rocxys? En estas fechas la ciudad de Barcelona se parece mucho a la zona norte de la estrella de Tiyal-tze después de la invasión de la Roca: en la parte alta de la ciudad (los locales se refieren a ella como Upper Diagonal) solo existe el ruido sordo de una civilización aniquilada, devastada, bañada en ácido y rociada con el fuego azul que convierte en piedra lo que algún día tuvo vida. Adónde han ido sigue siendo toda una incógnita para mí.

Al otro lado, huestes de humanos enajenados se acumulan en la arena día y noche mientras ingieren unos brebajes que parecen acrecentar su locura. Se parecen un poco a los gharlbloks en celo. El ruido se intensifica, y no es extraño ver peleas entre ellos. Presencié una de esas trifulcas mientras hacía mis anotaciones rutinarias. Al finalizar le pregunté:
“¿Por qué peleáis? ¿Por territorio? ¿Por minerales? ¿Por dinero?”. (Os explicaré qué es “dinero” en otro informe).

“Me estaba vacilando el hijo de puta”, fue la respuesta que pude obtener. Durante el día, exponen su débil piel a los rayos gamma de su estrella cercana. Lo hacen, además, siendo conscientes de que es perjudicial para su organismo, por lo que se cubren la piel con un protector. Otra incoherencia más. Durante la noche se vuelven más violentos e impredecibles, blasfeman en lenguas que jamás había escuchado y que no se hallan en nuestros sistemas. Parecen mutaciones de un código común, lo que es realmente preocupante para nuestros intereses. ¿Cómo controlar aquello que no tiene forma fija?

Por lo que he ido aprendiendo, sospecho que este cambio en el comportamiento y dinámicas en la ciudad de Barcelona tendrá que ver con aquello que llaman vacaciones. Como bien sabemos, algunas razas primitivas de otros planetas similares a la de los humanos establecen cribas periódicas para acabar con su población y mantener una cierta harmonía entre sus habitantes. Pero aquí es distinto. Alguien lo organiza, pero todo el mundo hace como que no sabe nada. Todos están contentos y todos están enfadados a la vez. No me explico cómo han conseguido dominar el planeta. Tengo que seguir investigando.