Descripción del proyecto

Relato: Toni Pla • Ilustración: Mona Ortega

The Pack to Change

ES MARTES, SEIS DE ENERO DEL AÑO 2221. Nos encontramos en la clase del profesor Mr.Tinkles.

─Félix, por favor, deja de jugar con el lápiz y deléitanos con un resumen del tema que dimos en la última clase.

Félix sorprendido deja el lápiz mordisqueado a un lado y mientras se balancea sobre la silla, empieza su resumen:

─Como nos dijo usted en la anterior clase, el siglo XXI fue el último siglo en el que los humanos habitaron la Tierra. Según los informes que se han podido recuperar, fue una época poco comprensible a día de hoy, pues al parecer tenían costumbres muy extrañas,─ Félix coge aire y continua─ algunas de ellas eran el consumo masivo de plástico, reunirse en clubs nocturnos a imitar danzas tribales llegando a tocar el suelo con sus traseros, exhumar cadáveres o la existencia de un ser con pocas funciones y muchos bienes al que llamaban rey. Aunque este último creo que no era del agrado de todo el mundo.

Félix calla. Mr. Tinkles mira al frente:

─Y tú, Choupette, ¿qué nos podrías contar sobre el siglo XXII? ¿Qué cambio supuso este para los humanos?

Choupette está distraída con la lluvia de asteroides que cae en el patio y no se percata de la pregunta.

─¡Chouppette! ¿Estás aquí?─ Insiste Mr. Tinkles.

─Eh, mmm…, sí, lo siento profe, es que esas lluvias de estrellas son tan bonitas.

Se oyen risas desde el fondo del aula.

─Sí, son muy bonitas, sí, ¿pero nos puedes contar de una vez qué ocurrió en el siglo XXII?

─Oh seh, si no recuerdo mal el siglo XXII fue conocido como La gran transición, el momento en que los humanos acabaron por completo con los recursos naturales de la tierra y tuvieron que migrar a Marte. Es de agradecer que, por aquella época, los hijos de un magnate que había hecho su riqueza con la música en el siglo anterior y que había invertido gran parte de esta en cohetes espaciales, cedieron gran parte de su flota para transportar a muchos de los supervivientes al planeta rojo.

─¡Exactamente Chouppette! Distraída pero muy efectiva en tus palabras. ¿Y quién recuerda cómo se llamaba ese magnate y su empresa?

La clase permanece en silencio hasta que Joselito, zarandeándose, maúlla que él conoce la respuesta.

─¡Yo profe, yo!

─Muy bien Joselito, ¡a ver si das en la campana con tu respuesta!

─Su nombre era Juan Cecilia, más conocido por los modernos de ciudad como Cecilio G. Su empresa se llamaba D.R.A.D (De Rally All Day) y he de reconocer que no entiendo muy bien ese nombre. Ni tampoco su música.

─Exacto! Hoy estáis sembradísimos, así que vamos con una preguntita más. ¿Alguno nos cuenta como se vivía en Marte?

Pica desde el fondo de la clase, con su camiseta vintage de La Rosalía y los Chungitos, parece conocer la respuesta. Sin que el profesor le ceda la palabra se arranca con su speach:

─Mis abuelos me contaron muchas historias sobre la vida en Marte y cómo creían que esa iba a ser la tierra prometida. Aunque eso no fue del todo así, ya que desde la Tierra arrastraban muchos problemas que, más tarde, se convertirían en la condena de este nuevo mundo… Como dice el dicho, siempre se tropieza con la misma piedra, ¿no?

─Muy bien Pica, tan sorprendente como siempre. ¿Cuáles fueron esos problemas que mencionas?

─Pues mi abu me contó que algunas de las movidas más chungas fueron la falta de diálogo, la necesidad de estar representados por una tela de colores que llamaban bandera y mirar siempre por el bien de uno mismo.

─Te veo muy bien informada Pica, ¡tu abuela tuvo que ser una gran historiadora! Y ya que estamos con todas esas “movidas chungas”, ¿qué hechos destacaríamos del fin de nuestro paso por Marte? Infórmanos tu Tom, que estás más silencioso que Bad Gyal en la mítica conferencia del Primavera Sound.

Todos ríen menos Félix, que sigue jugando con su lápiz.

─Pues profe, yo la verdad es que no tengo ni idea.

─¡Deslumbrante tu aportación, Tom! ¿Qué nos puedes decir tú, Salem?

─¡Uau, profe! Pues ocurrieron varias cosas antes del fin. Lo primero de todo fue el llamado The pack to change, un intento de pacto entre las dos naciones que vivían en Marte ─Salem, enigmático, hace una pausa dramática y continúa─. Este pacto nació con la intención de solucionar los problemas que estaban acabando con el planeta como la escasez de recursos y el mal repartimiento de estos. El mundo se había divido por un gran muro de goma EVA súper resistente (a la par que contaminante), dejando a cada lado una serie de materias que no eran útiles sin el complemento de las del otro costado. ─Mr. Tinkles afirma con la cabeza cada dato de Salem─. Un ejemplo básico era que parte de la población disponía de oxígeno y la otra parte de hidrógeno, de manera que si se hubieran unido habrían conseguido una fuente de agua con la que subsistir. Pero el ego y la avaricia ganaron a la lógica y cuando este pack to se quiso llevar a cabo ya era demasiado tarde. Ya estaban muy fucked.

⎼¡Correcto! Una respuesta muy bien elaborada. Entonces, para cerrar la clase, ¿quién podría explicarnos por qué estamos hoy aquí?

La clase parece ignorar la última pregunta del profesor, pues su atención se centra en las agujas del reloj y en la escasa distancia de estas a la hora de salida.

─Como os veo a todos un poco distraídos ¡voy a ser yo el que os lo narre!

El profesor se acerca a sus alumnos y comienza a hablar:

─Una de las naciones empezó a investigar sobre la vida en otros planetas, todo en alto secreto. Descubrieron que existía otro planeta “habitable” y decidieron hacer una primera prueba con animales. Los elegidos para tal enmienda, fueron dos felinos, los “Adán y Eva” gatunos. Es posible que muchos no entendáis esta comparación porque hace referencia a temas religiosos de los humanos que ahora no vamos a abrir. Ellos fueron los repobladores del planeta Teegarden Cat. Los humanos, por culpa de sus guerras, jamás llegaron a este planeta y se extinguieron como OT en 2011, sólo que con los humanos nunca hubo un remake actualizado. ¿Fue eso una buena noticia para el Universo…?

La campana empieza a sonar y todos salen corriendo de clase.