La vida es eso que pasa mientras esperas a que llegue el bus en BCN. Ya no tendremos que estar esperando tanto como antes. Sí, aun queda por mejorar pero “mica en mica s’omple la pica” dicen, y hablando de “picas”, el agua de Barcelona sigue siendo igual de asquerosa y los políticos siguen peleándose por las mismas tonterías.