Se fue al otro barrio

Hace poco me casé en la calle Joaquím Costa 29. Lo hice porque siento un amor truculento por Enriqueta Martí y deseaba perpetuar el recuerdo de ese portal que en 1912 fue el centro fundamental de la crónica negra barcelonesa. Hace pocos años una asesina asombró a la ciudad y los periodistas, siempre tan ávidos en las comparaciones, recuperaron a la mala dona, que desde ese momento volvió a interesar a parte de la opinión pública.

 
Illustration by Nil Bartolozzi

&nsbp;

Ya se sabe que en verano, si uno quiere, las horas pasan más lentas y es conveniente buscar distracciones que vayan más allá de la piscina, tardes de Facebook y noches en plazas. En mi caso he optado por empaparme de esta antigua historia e intentar sonsacar la verdad de su entramado. Visioné documentales, indagué en archivos y finalmente sucumbí a la hemeroteca de la que me fío porque es pretérita, pues desde mayo no creo nada de lo que dicen los periódicos, bestias magníficas abocadas a una profunda reforma si quieren seguir bailando en los nuevos tiempos que se avecinan.

Written By
More from staff

Press Play 003

Estimado Doctor Astur: ¿Qué opinas del nuevo disco de Bon Iver? ¿Se...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.