Click here to read in English.

[quote align=”right”]Taverna La Parra
[gdl_icon type=”icon-caret-right” color=”#000″ size=”12px”] C/ Joanot Martorell, 3
[gdl_icon type=”icon-caret-right” color=”#000″ size=”12px”] 08014 Barcelona, Sants
[gdl_icon type=”icon-caret-right” color=”#000″ size=”12px”] Mon: 12h-16h
[gdl_icon type=”icon-caret-right” color=”#000″ size=”12px”] Tue-Sat: 18h-00:30
[gdl_icon type=”icon-caret-right” color=”#000″ size=”12px”] Sun: 12h-00:30
[/quote]

Cruzar el umbral de La Parra es como caminar por la casa más surtida (en términos culinarios) de un hobbit del condado de Tolkien. El techo bajo, el diseño de túnel y los artefactos envejecidos son casi tan placenteros, casi tan encantadores, como las cestas de bolets y las ciruelas recién lavadas (de una variedad extraña, pequeña y dulce). El golpe de gracia es una cesta grande con tres patos enteros asados a un dorado perfecto y esperando pacientemente. Y eso es sólo el interior. Por fuera, la parra se enrolla sobre sí misma y hacia fuera en la esquina del edificio y a lo largo del enrejado que forma y sombrea el encantador comedor exterior. El espacio ha servido a los clientes más finos de Barcelona -más específicamente, Hostafrancs- durante más de 100 años, primero como una fonda, luego como taverna y ahora como restaurante. No es tan económico como el dürüm del barrio, pero el precios es más que justo para la cantidad de encanto e historia.