Taquerías Tamarindo (Aragó, 236 · Eixample Esquerra)

“Location, location, location”, pero “¿Qué restaurante barato puede permitirse una ubicación como Balmes con Aragó?”. El de la Taquería Tamarindo es un enclave tan céntrico que te lleva a pensar que se trata de una cadena de fast food o, aún peor, un mezquino atrapaturistas. El cartel reza “Taco que cierra, no es taco”, y a ello yo añado: “Amén”.

El por qué de mi santa devoción por Tamarindo no son sólo sus tortillas y totopos hechos a mano, es también la calidad de sus ingredientes, la jugosidad de sus carnes cocidas a la perfección y sus nachos. OH SUS NACHOS!, con las proporciones exactas de pico de gallo, queso, mole y guacamole para que no haya un solo totopo huérfano de cosa buena. Además de los tacos de carne (los imperdibles son siempre el Pirata, Cerdo en salsa verde y Barbacoa), en la lista de tacos encontraréis creatividad: de pescado, camarón, con huitlacoche (un hongo que da un toque distinto a las quesadillas, pinta fatal pero por algo lo consideran la trufa mexicana) e incluso opciones vegetarianas.

Mención a parte para la selección de bebidas, de las que merece la pena mencionar el agua de tamarindo y las micheladas, de las mejores de Barcelona. Si además queréis saborear algo dulce, hacen su propio pastel de maíz casero y helado de cactus. Ojo con este último, porque podría ser que fueseis alérgicos. Yo lo descubrí cuando después de disfrutar del menú de mediodía se me hincharon la garganta y la lengua por la reacción. ¿Lo peor? Que durante ese rato no pude comer más tacos. Venid, y probadlos todos.