Machos alfa del Eixample, modernitas de Gracia, llega el azote de vuestras identidades tardocapitalistas.

[column col=”1/2″][dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]+[/dropcap] Las bebidas asiáticas de bolitas: hay una micro tendencia de tiendas que se extiende amistosamente. Preparan unas bebidas súper refrescantes, con bolitas como de gominola que se mastican y aparentemente son sanas. Hay un local en el carrer Tallers que es una maravilla. Con un chico en la puerta que no para de bailar súper cool! Alternativa al coñazo de los yogures.

[dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]+[/dropcap] Llevar shorts y botas altas: me encantan las tías que llevan botas camperas y pantalones cortos, y si tienen el pelo largo es lo más sexy del mundo mundial. Debe ser que el contraste ensalza los zapatos, piezas clave del fetichismo desde el inicio de la sociedad de consumo.

[dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]+[/dropcap] Tíos con la cabeza y las cejas rasuradas y afeitados: le llaman el aspecto angelino o monje zen, consiste en rasurarse el cuero cabelludo, las cejas y cualquier rastro de pelo de la cara. Si tienes la piel pálida el resultado es tremendamente llamativo, curioso y original.

[dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]+[/dropcap] Las cadenas digitales que emiten programas americanos: absolutamente IN… En la premier league de los hipster del mundo, es obligatorio ver programas americanos de embargos, venta de objetos antiguos, novias de Beverly Hills… Me han hecho recuperar el placer por la televisión.[/column]

[column col=”1/2″ last=”true”][dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]-[/dropcap] El aspecto new skater: es decir vestir como los skaters ochenteros+ extensiones en las orejas o arete en la nariz. Y ¿cómo se llaman esos pantalones estrechos por abajo y anchos por arriba? ¿Pitillos evolucionados? ¿Y las gorras esas súper anchas, o llevar el pelo como Salt and pepper? Un eclecticismo que es el aleteo de una mariposa en la estación de metro de Liceu: efímero.

[dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]-[/dropcap]Hacerse coach: tipo new age para dar consejos. Muchos que se dicen con inquietudes y que han sido despedidos del puesto de ejecutivo que ni de coña volverán a pillar, están descubriendo el lado bueno de “ayudar a los demás” y se creen con argumentos para hacerlo. Me alegro por su cambio, pero no se dan cuenta que el mercado ya está saturado de consejeros.

[dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]-[/dropcap]Que una tía no te invite a comer después de follar: es una pasada lo que pasa con las modernitas amigos: que con el rollo de la sexualidad masculinizada (utilitarista) echas el polvo y no les pidas ni un té, que te saltan con que no quieren afecto y que no son tus madres para prepararte nada. Pues eso, las tipas se ponen los leggins chillones y al whatsup nada más acabar.

[dropcap type=”circle” color=”#ffffff” background=”#ce2121″]-[/dropcap]La melena californiana: seguimos con la morriña y la nostalgia. A las chicas, especialmente a las rubias, les gusta ahora llevar una melena ondulada y de tono degradado (¿?). De esta guisa se consigue un efecto tipo Victoria Secret bastante empalagoso.[/column]