Me encuentro en una de las colonias donde los humanos residen llamada Barcelona. Mi misión consiste en estudiar la raza que domina este diminuto planeta para preparar una futura invasión. Este es mi segundo informe.

Ocho de junio del año dos mil diecinueve del calendario humano:

Cada día que pasa mis dudas acerca del comportamiento de estos extraños seres aumenta. Mi sorpresa última me la indicaba el Medidor de Deseo (ya sabéis, el dispositivo que utilizamos para medir la importancia relativa que le dan las razas alienígenas a sus proyectos de futuro). El indicador se triplicó en un solo día, con el fin del mes de mayo y la llegada del mes de junio. En el 99 % de los casos la misma palabra resonaba con intensidad: “Vacaciones”. ¿Qué es esa fuerza mágica que motiva sobremanera a los humanos? ¿Y por qué se da justo ahora?

Salgo a la calle para averiguarlo con mi identidad de camuflaje. No sé por dónde debo empezar, pero no tardo en encontrar a dos humanos que intercambian el secreto que busco.

—Uy pues mira, suerte que vienen las vacaciones pronto porque ya estoy más quemao…

(¿Vienen? ¿De dónde? ¿Debo preocuparme? Teniendo en cuenta los resultados del medidor debe de ser algo imponente…)

—Ya te digo, yo estoy jodida este verano… como empecé el curro en abril, no me dan vacaciones hasta septiembre.

(¿Dan? ¿Quién se las da? Esto puede ser mucho más grave de lo que me imaginaba, necesito recolectar algo más de información.)

—¿Qué harás tú? Yo he pensado en irme unos días a la playa, no pienso hacer nada excepto beber cerveza y leer novelas eróticas.

—No lo he pensado, pero, vamos, lo que me apetezca. No tengo nada que me ate, aparte del horario de oficina, la verdad.

(¿Lo que me apetezca? ¿Quién o quiénes son estos que tienen la capacidad de otorgar el poder de cumplir los sueños? ¿Es que estos humanos han conseguido hallar el núcleo ancestral de Zorpago? Si es así debo apresurarme y volver a mi planeta de forma inmediata.)

—Ejem, disculpad…, hola, hola, soy José María Pérez Martínez.

—…

—…

—¿Vacaciones, eh?

—Ya te digo. ¿Tú también tienes ganas, verdad? Es que para eso nos pasamos todo el año currando.

—¿Pero exactamente quién te da las vacaciones…?

—Pues mi jefe, quién va ser.

—¿Y no te gusta trabajar?

—No. ¿A quién le gusta?

—Es decir, que os pasáis haciendo lo que no os gusta todo el año y solo hacéis lo que os gusta durante unos días.

—Querrás decir nos pasamos.

—Sí, sí, claro.

—Más o menos.

Nota: Parece ser que los gobernantes de este planeta han establecido un sistema de dominación y recompensa similar al del grupo de galaxias Z-4524. Nada que temer: son más idiotas de lo que me pensaba.