Definición: El chorro de “agua” que sale al pisar una baldosa mal pavimentada. Suele ser imposible de prever y muchas veces no solo te moja el pie sino también los pantalones. Se han visto baldorrones que han llegado hasta la cara de la víctima.

Uso: No me mires así. No me he meado encima, ha sido otro baldorrón. ¡Qué asco de día!