👉🏼 La semana pasada me planteé averiguar cuánto había subido la cesta de la compra, pero muchos datos concretos todavía no existen. El IPC general se sitúa en un 5,6 mientras el de alimentos y bebidas alcohólicas está en 3,2. Lo que explican fuentes del sector es que la distribución alimentaria en España es un mercado “de alta competencia” en el que el consumidor tiene “muy cerca de su casa varias opciones donde elegir”, lo que se traduce en que los distribuidores “tratan de subir los precios lo menos posible y lo más tarde posible.” Transmitido el mensaje, meto la lupa en Eurostat que es la que va al turrón. Y la cosa es heavy. En un año (de noviembre 2020 a noviembre 2021) los precios de la comida han subido un 4,4 % de media en la Unión Europea y en España más, un 5,4 %. Lo que más ha subido son los aceites y grasas (aceite de oliva, mantequilla, quesos, frutos secos) ¡un 23,9 %! Y en nuestro país es donde más se han encarecido sus precios de toda la UE. El pescado ha subido un 1,9 % y lo único que baja es la fruta y la verdura. Como no hay más desglose, he recurrido a las viejas técnicas de guerrilla, aka Josefina, la abuela de Lucía Vílchez. El año pasado pagó los polvorones a 25 € y este año están a 29,90 €. El cordero ha subido de 20 a 23 €, el rape de 22 a 29 € y la merluza de 12 a 15 €. La Navidad solo va a ser más barata si eres veganx.

👉🏼 Cambiando de tema. Es brutal la programación de Navidad en la ciudad, ¿no? Hay 300 espectáculos, 100 conciertos gratuitos con más de 40 artistas locales, una Canço de Nadal de The Sey Sisters y vuelven la celebración de Nochevieja en María Cristina y la Cabalgata el 5 de enero. El año pasado eran 20 proyectos de artes escénicas con 100 espectáculos y 100 conciertos, pero se celebraron sin aviso previo “para evitar el efecto llamada”. ¿Cuánto cuesta todo esto? Pues 5.340.410 €. El Festival de Nadal, es decir, la programación cultural de las plaças Catalunya y Universitat y los distritos cuesta 1.668.910 €, 200.000 € más que el año pasado, según nos confirma el Ayuntamiento. Pero la verdadera locura son las luces, que llenan 100 kilómetros de calles. El ejecutivo reconoce que ha incrementado el presu “notablemente”: de 1.622.000 € a 2.148.500 €. Además, al igual que el año pasado y “de manera excepcional” se subvenciona el 75 % de la iluminación de calles que ponen las asociaciones de comerciantes correspondientes, que normalmente es del 50 %. Sí, sí, se gasta más en bombillas que en cultura.